...
Imagen de

El continente asiático: consejos y recomendaciones para visitarlo

Siempre que viajo a Nepal, me digo a mi misma, te vas adentrar de nuevo, en un paisaje no solo visual, sino una impresión completamente viva en este planeta, un viaje para los sentidos.

Estos viajes a culturas tan diferentes a las occidentales, tienen un efecto en nosotros de enorme de transformación, se podrían llamar muertes iniciáticas, puesto que lo más nos ayuda a transformar, es nuestra percepción cuadriculada como herencia social.

Tanto en la India, Indonesia, Tailandia… en definitiva Asia, son lugares en los que los planes por mucho que los elaboremos se caen, y se caen cada día, al principio las primeras veces, esto es un shock, finalmente acaba uno acostumbrándose a fluir, es decir… cuando alguien nos dice – bueno mañana nos vemos- el otro contesta – yes we will see (vamos viendo) – y damos todos en general por sentado que al día siguiente, será ¡lo que salga!

Esta forma de vida, produce en nosotros una sensación de libertad, enorme, puesto que finalmente, nunca estas condicionado a nada, es como ponerse en manos del universo e ir viendo que nos depara el camino, con una ausencia total de preocupación y con una sonrisa enorme provocada por la incertidumbre a cada momento y cada día.

Hay una idea general de lo que se va hacer, y de un modo u otro las labores diarias se van sacando adelante, aunque el panorama nunca esté exactamente decidido.

Recuerdo una vez en el sur la India que iba en una dirección, paré a comer en una carretera y escuché hablar español, en nada ya estaba sumergida en una animada conversación con unos españoles que iban a ver unos templos interesantísimos, de manera que en ese instante mi rumbo cambió, le di la vuelta al mapa y me fui con ellos. Unos días más tarde volvía a estar ubicada en la dirección que iba en un principio, pero con la riqueza interior de haber visitado templos antiguos de envergadura y que te dejan sin palabras, la riqueza del compartir, y también considero que es muy acertado volver hacia la riqueza de él que ama la soledad. Hay un tiempo para compartir y un tiempo para la soledad para que haya equilibrio, considero que las personas tenemos que aprender a amar la soledad, pero en su justa medida, como el Buda predicaba “el camino del medio es la esencia de la vida” es decir los extremos nunca son buenos. 

Hay otra cosa que se aprenden en Asia si o ¡si!... como, por ejemplo, la capacidad de adaptación a los medios y la prudencia. ¡En lo referente a la adaptación, es que unas veces vas a estar muy bien atendido, me refiero a tema de supervivencia y otras veces no tanto, es como adentrase en una selva en la que no sabes exactamente en donde vas a dormir o comer!!! Pero acaba por tener su atractivo también, este sin saber en dónde vas a terminar el día.

En lo referente a la prudencia hay consejos que uno va encontrando en la experiencia de los anteriores, que son oro molido, pero que mucha gente se resiste a seguir, lo cual es un punto de arrogancia que enseguida Asia también te la quita de un plumazo; cuando te ves en fase terminal prácticamente, por fuerte que seas, le llaman las fiebres de los mochileros. ¡Vamos allá!... Una de las cosas más importantes es no comer cosas crudas, suelen estar llenas de parásitos y la gente confía al verlas limpias. La lechuga la que más, por ejemplo, es como un veneno, la hoja por detrás trae pegado de todo, pero principalmente las famosas amebas, es decir, aunque el restaurante tenga buenos consejeros y la laven con agua limpia, siguen estando ocultas, y es una ruleta rusa, mucha gente no lo cree porque tienen apetito y la ven apetitosa sin mirar más allá, es decir la ven limpia y la ingieren. Desde el momento que ingieres una ameba, el primer síntoma es; náuseas, vómitos, diarrea, fiebre y agotamiento físico, realmente no te puedes mover, y dolor de cabeza, entonces te dan una pastilla asiática que corta el efecto en más o menos 48 horas (se debe tomar agua con limón todo el día, té negro con arroz cocido dentro después de un o dos días para recuperarte y suero de bolsita, imprescindible en tu kit de viaje y los parches delas fiebres de la boca también, porque suelen aparecer y dejan huellas si no los frenas con rapidez ) ¡ojo! Mejoras y sales del paso, pero ella, la ameba, sobrevive y se va contigo a occidente, durante años tienes malestar, la vida no es ya igual, es un poco una carga, te deprimes por ello y la energía baja, porque finalmente tienes algo viviendo de ti dentro y tú no sabes que es, suelen diagnosticar fibromialgia cuando no encuentran cual es la causa. Eliminarlas del todo es otro tema, si tienes esos síntomas ¡contáctame y te cuento! Porque es un poco largo de contar aquí.

El otro tema es el agua o las bebidas, en algunos lugares muy rudimentarios, en plan Indiana Jones incluso cepillarse los dientes con agua embotellada te librara de una buena, y está muy extendida la práctica de compartir la botella de agua con los compañeros, beber de la misma botella y esta es la fuente más grande para abrir la puerta a numerosas enfermedades, parásitos, y en especial la famosa candidiasis, con que una sola persona esté infectada es suficiente para envenenar al resto en grupo, caen en grupo. Por más que suelo avisar a la gente no hacen caso, hay como una sordera generalizada del tema, e incluso se llegan a burlar de mí jajaja… y me llaman la madre abadesa dando la brasa, aunque esto dura hasta que la persona se infecta, se infectan en grupo y allí quedo de pie con cara, de ¡en fin!... ¡again! Dame paciencia universo!!!

Si tienes síntomas de fibromialgia, con el árbol de la vida se puede detectarla raíz, es decir, si es un parásito adquirido en un viaje o incluso en occidente, porque también los hay y gustan de ignorarlos bastante, o bien puede venir de una emoción tóxica, como por ejemplo un vampiro energético y por supuesto se puede disolver tomando consciencia de la raíz del problema. El árbol de la vida es una herramienta esclarecedora y preventiva, el obstáculo y el antídoto viajan juntos en el karma ya sea este de carácter individual o colectivo, pero esta es ya otra historia…. ¡hasta pronto! ;)

Noticias relacionadas con: El continente asiático: consejos y recomendaciones para visitarlo

image description
Marta Looz

Intérprete de el "árbol de la vida personal" y profesora de cábala hebrea, profesora de yoga tibetano y el arte de la espada.
Ha conseguido unir las formas del Yoga para trabajar el cuerpo y calmar la mente, con la sabiduría de la Kabbalah y la comprensión de uno mismo.
Más información

Contactar por Whatsapp